martes, 28 de febrero de 2012

Un Comienzo como cualquier otro



Bueno esta es la primera vez que me pongo a escribir en un blog, disculpas anticipadas para los que vayáis a leer esto, tal vez no es todo lo bueno que debería pero como dice el título de esta publicación es un comienzo como cualquier otro.

Voy a escribir una pequeña reseña de mis comienzos en la degustación literaria, la cual comenzó en las horas en las que en el colegio nos llevaban a leer a la biblioteca y nos dejaban llevarnos un libro a casa. Como no, mis primeras adquisiciones eran los cómics de Astérix, Mortadelo y Filemón, Super López...etc. Hasta que un día me tropecé con un libro, que pasó a ser el responsable de que mi género predilecto, sea  la novela fantástica.

Era el primer tomo de una trilogía que para mi se convertiría en casi una obsesión (tengo la colección completa de los libros editados en español y, algún cómic que se han publicado aquí en España, dios que friki soy jajaja)  dicha trilogía son las Crónicas de la Dragonlance que forma parte de varias más, junto con libros independientes que nos narran las vidas y las aventuras de los personajes durante la trama principal, con hechos vinculantes a la misma o sobre su historia personal y como poco a poco, se ven embueltos en circunstancias que cambiaran su vida y el modo de vivirla.
Los libros editados en español suman 64 tomos, de los cuales, me he leído de momento 32, ahora me he embarcado en otros mundos literarios. El total de ejemplares que conforman la coleción, por ahora, son 211 libros (que se dice pronto) os adjunto un enlace en el que se detallan todos: 


Esta es la imagen de la trilogía de las Crónicas de las Dragonlance


La ambientación de fantasía medieval de los libros fue tanto el comienzo de mi gusto por esta literatura como por lo juegos de rol, de hecho la serie Dragonlance fue creada originalmente por Laura y Tracy Hickman que se inventaron el mundo de la Dragonlance como un entorno para un módulo de Dungeons & Dragons, camino a TSR (antigua editorial y compañía de videojuegos de Dungeons & Dragons, que posteriormente sería absorbida por Wizards of the Coast), donde Tracy Hickman trabajaría mas tarde y donde conoció a Margaret Weis. Las aventuras desarrolladas en la partida basada en lo que Laura y Tracy se imaginaron, y en la que Margaret participó desembocaron en la novela El retorno de los dragones, la primera de la trilogía de las Crónicas de la Dragonlance. La capacidad narrativa de  Margaret Weis y Tracy Hickman (autores de otros muchos mundos de fantasía aunque los mas conocidos son La espada de Joram y El ciclo de la puerta de la muerte), te sumerge en un mundo olvidado por los dioses, en teoría, y en el que una temible oscuridad va creciendo mientras cinco compañeros se reunen en una pequeña posada, sin saber, que se verán envueltos en el destino de todo Krynn.
Imagen del mundo de Krynn extraída del atlas de la Dragonlance

Así comienza la historia de la trilogía base de los libros de la Dragonlace,su corazón y entorno a la que giran los demás libros y los hechos posteriores que continúan en la trilogía Leyendas de la Dragonlance, en la que Caramon y Raistlin Majere toman especial protagonismo y que a mi, me parece una de las mejores de las que he leído (cabe decir que Raistlin Majere es uno de mis personajes preferidos sino el preferido, oculta mas de lo que deja ver a simple vista y en la trilogía que explica su vida (La Forja de un Túnica Negra) se comprenden muchas cosas de como y porque es como es)


Bueno como veis me enrollo como una persiana pero os recomiendo encarecidamente estos libros si os gusta la fantasía medieval, es un universo que atrae y te mantiene pegado al libro durante días. Os adentrareis como si fuerais uno mas; odiando a unos y simpatizando con otros. Hasta aquí mi primera publicación, gracias por leerlo y hasta que las letras me llamen de nuevo,termino dejándoos con el Cántico del Dragón que resume las historia de Krynn, un poema escrito por Tracy Hickman y que abre el primer libro de la trilogía de la Dragonlance (ademas fue el poema creado para el modulo del juego) :



CÁNTICO DEL DRAGÓN

Escuchad la canción de los sabios,
descendiendo del cielo cual lluvia o lágrimas,
purificando los años, tañendo el Cántico
de la Gran Leyenda de la Dragonlance.
Anterior al recuerdo o la palabra,
hace muchos, muchos años,
en los primeros albores de vida,
cuando las tres lunas ascendían
sobre el regazo del bosque,
los inmensos y terroríficos dragones
sobrevolaban los cielos de Krynn.

De la oscuridad de los dragones,
gracias a nuestros ruegos de luz,
en la vacía superficie de la pálida luna negra 
una luz naciente brilló en Solamnia,
un poderoso caballero invocó
a los verdaderos dioses
y forjó la poderosa Dragonlance,
atravesando el alma de los dragones,
apartando de las relucientes costas de Krynn
la sombra de sus alas.

Así Huma, Caballero de Solamnia,
Portador de Luz, Primer Lancero,
siguió su luz hasta el pie de las Montañas Khalkist,
hasta los pies de la piedra de los dioses,
hasta el agazapado silencio del templo.
Invocando a los forjadores de la Dragonlance,
tomó su indecible poder
para aplastar al horroroso mal,
haciendo que la garganta del dragón
engullese la envolvente oscuridad.

Paladine, el Gran Dios del Bien,
brilló al lado de Huma, reforzando la lanza
de su brazo derecho, y Huma,
resplandeciente bajo miles de lunas,
expulsó a la Reina de la Oscuridad,
expulso al enjambre de sus ululantes huestes
devolviéndolos al reino sin sentido de la muerte,
donde sus maldiciones cayeron
sobre un vacío absoluto
lejos de aquella tierra iluminada.

Así acabó la Era de los Sueños
y comenzó la Era del Poder.
En el este apareció Istar,
reino de luz y verdad,
donde minaretes de blanco y oro,
elevándose al cielo y a la gloria del cielo,
anunciaron el final del mal,
e Istar, acunando y cantando
a los largos veranos del bien,
brilló como un meteoro
en los blancos cielos de lo verdadero.

Pero en la plenitud de la luz del sol
el Rey de Istar vio sombras:
En la oscuridad vio que los árboles tenían dagas,
los riachuelos se oscurecían y se espesaban
bajo la silenciosa luna.
Buscó libros en los que hallar
los senderos de Huma,
buscó pergaminos, señales y encantamientos,
para que también él pudiera invocar a los dioses,
encontrar apoyo para sus fines,
y desterrar, así, el mal del mundo.
Los dioses abandonaron el mundo
y llegó la hora de la oscuridad y la muerte.

Una montaña de fuego asoló Istar,
la ciudad explotó como un esqueleto en llamas;
de fértiles valles nacieron montañas,
los mares se filtraron
en las grietas de las montañas,
sobre los mares abandonados
suspiraron los desiertos,
los amplios caminos de Krynn estallaron,
convirtiéndose en senderos de muertos.

Entonces comenzó la Era de la Desesperación.
Los caminos se mezclaron.
Vientos y tormentas de arena
visitaron las ciudades.
Llanuras y montañas se convirtieron
en nuestros hogares.
Cuando los antiguos dioses perdieron su poder,
gritamos hacia el cielo vacío,
hacia el frío y desmembrado gris,
a los oídos de los nuevos dioses.

Pero el cielo está sereno, silencioso, quieto.
Y aún tenemos que escuchar su respuesta.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada